viernes, 1 de octubre de 2010

Piscis


Aqui llego a mi propio mundo, si el de Piscis, etereos y dispersos, un mundo fascinante que a veces no le importa estar en el exilio, a veces vagando, de imaginación extrema, con una sensibilidad a flor de piel, una especie de esponja cósmica, que al ver alegría no sentimos extremadamente felices y al ver tristeza con facilidad de llorar, a menudo con la intuición aguda, pero con la inocencia también. Siempre despitada, retraída, inmersa en un lugar caótico que es difícil de entender. La dulzura es parte de esencia, la ternura es lugar en el corazón, caricias para el alma de otros, pureza fácil de manifestarse en la vida y existe además una psicología nata. La compasión es un talento pisciano, más el sacrificarse también, muchas veces no sentimos víctimas, pero es más bien por los complejos que se presentan, piscis puede vivir en un eterno conflicto con si mismo. Sociables, pero que no respeten nuestro rincón sagrado, pues no hay miedo a la soledad, allí nos curamos heridas y renacemos de nuevo. Sensible para la música y danza, podemos manifestar el amor a través del arte. De tanta ilusiones, caemos facilmente en decepciones, es que somos eternamente soñadores. Siempre con debilidad hacia los menos afortunados. A veces llorones y de carácter cuando nos molesta algo, por lo tanto no nos doblegamos. Y en otras ocasiones engañosos como un espejismo. Pero en fín con un gran corazón. Síntesis: Perceptivos y abnegados. Anatomía: Los pies.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada